Abu Dhabi (padre gacela). Un descubrimiento

Una ciudad sorprendente y recomendable para conocer; uno quiere volver. Es una ciudad con pocas edificaciones de altura y muchas residencias árabes; casas grandes recién construídas o en construcción. Se ve una ciudad pujante y que en el futuro va a tener mucho más turismo. Hay bastantes áreas verdes y hermosas playas de arena blanca (traída de otros lugares, obviamente). El mar es muy tranquilo, con diversos tonos de verde; más parece un lago poco profundo, de agua cristalina y tibia; invita a bañarse. En la zona del Corniche en lenguas de arena que se adentran en el océano Pérsico, se han construído diversos hoteles y áreas de servicio con mall y muchísimas clínicas privadas, principalmente estéticas. En una de las lenguas está el palacio real, oficinas del sheik, el Qasr Al Watan, abierto hace poco al turismo.

Cerca también está la segunda mesquita más grande del mundo: Gran mesquita de Sheikh Zayed.

Para conocer lo más importante de la ciudad, basta 1 día con un tur desde Dubai. Sin embargo, hay mucho que ver, mucho comercio y, además, están las playas.