Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de Tripadvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Guardar
Lo más destacado según el crítico
Debería tener un santuario acorde a su trayectoria

Pancho Sierra nació en la estancia San Francisco que era de su padre, en la ciudad de Salto... Más información

Escribió una opinión el 28 de febrero de 2019
efmella
,
Buenos Aires, Argentina
RODEADA DE FLORES, ROSARIOS Y MUCHAS PLACAS DE AGRADECIMIENTO

Pancho Sierra nació en la estancia San Francisco que era de su padre, en la ciudad de Salto... Más información

Escribió una opinión el 10 de febrero de 2019
PATO-BETO
,
Villa Ballester, Argentina
Leer las 14 opiniones
  
Opiniones (14)
Filtrar opiniones
14 resultados
Calificación de viajeros
5
5
4
0
0
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Calificación de viajeros
5
5
4
0
0
Consulta qué dicen los viajeros:
Filtros seleccionados
Filtrar
Actualizando la lista...
1 - 6 de 14 opiniones
Escribió una opinión el 29 de enero de 2020

El singular culto a Pancho Sierra, que en tiempos pasados se vio inevitablemente invadido por un folclórico enjambre comercial que ofrecía estampitas, agua del aljibe y hasta tierra de su estancia, a precios módicos, y así continuó a través del tiempo. Cada 4 de diciembre, día de su muerte, el cementerio de Salto recibe a muchos que apenas conocieron su historia pero que saben que fue un “mano santa''. Por ejemplo mi abuela creía en la Madre María y en Pancho Sierra, mis hijas no saben quiénes fueron. Su fama vuela por todo el país y aun trasciende las fronteras. Lo cierto es que aún hay muchos seguidores del gaucho sanador y se congregan año tras año en este su santuario. Con mucha devoción la gente deja su ofrenda en el muro sobre la calle que lleva su nombre. En el interior del cementerio aún se conserva su tumba.

Fecha de la experiencia: enero de 2020
Agradécele a efmella
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 23 de abril de 2019

Mi opinión de excelencia es por la energía que se siente el 4 de diciembre (día de su muerte) donde concurren centenares de personas para recordar a este legendario gaucho sanador.

Fecha de la experiencia: diciembre de 2018
Agradécele a gustavojorgel
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 22 de abril de 2019 mediante dispositivo móvil

Pancho Sierra es muy milagroso se ve por todas las placas de agradecimiento. El sólo hecho de estar ahí renueva las energías. Cerca de estas estatuas hay hermanos/as que oran por la sanación de las personas.

Fecha de la experiencia: abril de 2019
Agradécele a Estelaski
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 28 de febrero de 2019

Pancho Sierra nació en la estancia San Francisco que era de su padre, en la ciudad de Salto, Provincia de Buenos Aires. Su aspecto físico era el de un hombre alto y fuerte, usaba una larga y sedosa cabellera blanca y gran barba. Parecía un patriarca. Vestía anchas bombachas de campo, impecables y planchadas; la riestra, con las monedas de plata incrustadas cuidadosamente en la cintura; un negro chambergo, ladeado a la izquierda del rostro y sus famosas botas de cuero. Era un gaucho. Después de su desilusión amorosa, se dedicó a ayudar a los demás, sin límites. Se alejó de los ambientes frívolos y ricos, a los que pertenecía por su fortuna, y se dedicó al campo y a los humildes. Había encontrado su misión. Había encontrado la Palabra, el Camino y la Vida. Su generosidad era magnífica y decía que todo pertenecía a Dios, no a los hombres. Cumplía con el mandamiento principal de amar al prójimo como a uno mismo, y a Dios por sobre todas las cosas. Era un discípulo del Cristo en medio de la pampa gaucha; un caminante de botas de cuero crudo; un terapeuta, en el real sentido de la palabra, que significa, “aquel que camina hacia Dios”. Era un obrero del Evangelio. Se convirtió en el protector de los desvalidos, curando con agua fresca del aljibe de su casa. La estatua que rinde homenaje a semejante personaje, se encuentra en la parte exterior del cementerio. Está rodeada de flores, rosarios y muchas placas de agradecimiento. Fuimos testigos en conmemoración de su muerte como ingresan a Salto miles de personas para venerarlo.

Fecha de la experiencia: febrero de 2019
1  Agradécele a efmella
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 10 de febrero de 2019

Pancho Sierra nació en la estancia San Francisco que era de su padre, en la ciudad de Salto, Provincia de Buenos Aires. Se convirtió en el protector de desvalidos, curando con agua fresca del aljibe y palabras. Venia gente de todos lados para ser atendida por él. La estatua que le rinde homenaje se encuentra en la parte exterior del cementerio. Está rodeada de flores, rosarios y muchas placas de agradecimiento. Vale la pena una visita.

Fecha de la experiencia: marzo de 2018
2  Agradécele a PATO-BETO
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones